Categorías
Doulas

Tu Doula más cercana

CÁDIZ
Jessica Álvarez López
Doula embarazo, parto y posparto.
Tlf. 667685500

Mamá Loba
[email protected]
Facebook/Instagram: mamaloba.naceunamadre

**Otras actividades:
Educadora perinatal
Asesora de lactancia
Acompañamiento a la gestión y uso de la placenta

Luz Viudes Middelmann
Tlf. 629 76 75 95
[email protected]
Nacimiento Consciente
Tarifa y alrededores.
Jerez y Marbella.

**Otras actividades:
Asesora de Lactancia, lactancias especiales y en situaciones difíciles

Manuela Taberner Sanchis
Tlf. 665 84 73 94
[email protected]

** Otras actividades:
Asesora de lactancia

MÁLAGA
Rosa Bellido Parejo
Doula concepción, gestación, parto y posparto
Tlf.655836412
[email protected]
www.latribulunera.com

**Otras actividades:
Asesora de Lactancia.
Terapeuta Menstrual.
Profesora de Mindfulness y meditación para mujeres
Ritos de paso y ceremonias.

Susana Olalla
Doula y formadora en todas las etapas de la maternidad.
Tlf. 676 64 89 66
[email protected]
Coordinadora de Susana Doulas
Formación de Doulas y capacitación en Málaga (Arroyo de la Miel).

Teresa Millán Fajó Doula en concepción, embarazo, parto, posparto, duelos y abortos. Tlf. 695 100 873 [email protected] *Otras actividades: – Educadora de masaje infantil AEMI – Terapeuta menstrual Aragón

CIUDAD REAL
Teresa Molina
Tlf. 619 78 68 22
[email protected]
En el regazo de gaia
Ciudad Real

BARCELONA
Claudia Garcia Diaz
Doula en embarazo, parto y posparto
Castellano, Inglés
Tlf. 622 92 56 01
[email protected]
Barcelona Ciudad

**Otras actividades:
Enfermera
Madre

 

Elisa López Carrasco
Doula en embarazo, parto y posparto
Tlf. 687.80.38.63
@eli_doula
@parirconamornacerconplacer (proyecto junto a dos compañeras doulas)

**Otras actividades:
Asesora de lactancia
Duelo
Grupos de acompañamiento a la maternidad «Fem Tribu» (en construcción)
Gestión del dolor a través de la voz y rebozo

Florencia Sabio
Tlf. 656 27 52 88
[email protected]
Quiero ser Doula
Formación de Doula
zona metropolitana.

Helena López
Doula embarazo y posparto
[email protected]
Vallés Occidental.

**Otras actividades:

Docente de Secundaria y Bachillerato.Terapeuta Gestalt, especializada en etapa infantil y adolescente.Kinesiología emocional. Reiki.

TARRAGONA

Marta Ferré
Doula en embarazo, parto y posparto.

Tlf. 651 69 58 25
[email protected]

Marta Maternat
Tarragona.

***Otras actividades:
Hipnoparto para un Parto Positivo®
Yoga prenatal y posparto
Asesora de lactancia

Laura Rivero

Doula posparto
Tlf +34 679 845 093
[email protected]om
Cáceres zona norte.

**Otras actividades:
Integración Emocional.

Ana M. Santamaría
Acompañamiento en todas las etapas de la maternidad.
Tlf. 678 89 42 35
[email protected]
Espacio Kaurí
Sierra de Madrid y Madrid.

**Otras actividades:
Asesora de lactancia.
Movimiento en el embarazo.
Autocuidados en el posparto.
Grupo de crianza y lactancia «Crecer Criando».

Ana Íñiguez
Acompañamiento en todas las etapas de la maternidad.
Tlf. 669 51 00 69
[email protected]
Giving Birth
instagram.com/givinbirth
Madrid
Español, inglés, francés

**Otras actividades:
Traductora
Pilates
Yoga Prenatal Yoga Postparto, Yoga para la mujer
Asesora de Lactancia

Arantxa Iza

Acompañamiento en todas las etapas de la maternidad.
Doula en Nativas Mujer: acompañamiento integral de la salud de mujer, parto en casa y
hospitalario.

Tlf. 646 20 37 33
[email protected]
www.asilvestradas.com
www.nativasmujer.com

**Otras actividades:
Enfermera.
Asesora de lactancia.
Medicina china.
Terapeuta de Shiatsu.
Medicina herbal.
Yoga adultos, prenatal y posparto.

Berta Hernández Vega

Acompañamiento en todas las etapas de la maternidad.
Doula en Nativas Mujer: acompañamiento integral de la salud de mujer, parto en casa y
hospitalario.

Tlf. 659 96 20 99
[email protected]
Siembra de Luna

**Otras actividades:

Cursos online.
Autocuidados en el embarazo.
Asesora de lactancia.
Terapeuta Menstrual.
Grupo de crianza y lactancia “Crecer Criando Sierra Norte” (La Cabrera).
Grupo de crianza en Ilium Fisioterapia (Torrejón de la Calzada).

Cristina Machón Rodriguez
Acompañamiento en todas las etapas de la maternidad.
Tlf. 657 53 33 84
[email protected]
Aine Doula
Instagram

**Otras actividades:
Asesora de lactancia.
Terapias naturales para el embarazo, parto, y postparto (acupuntura, reflexología podal, masaje, y drenaje linfático)

Acupuntura en salud de la Mujer. Ginecología y obstetricia.
Educadora masaje infantil.

Cristina Manrique Martín
Acompañamiento en el parto, posparto y pérdidas gestacionales.
Tlf. 616 87 08 87
[email protected]
Zona norte de Madrid, Alcobendas, San Sebastián de los Reyes.

Giselle Juliana C. Flores
Acompañamiento en todas las etapas de la maternidad.
Tlf. 684 33 54 58
[email protected]
Sierra de Madrid (Hoyo de Manzanares / Torrelodones)

**Otras actividades:
Iniciada en la Parteria Tradicional, ceremonias de Blessing Way, Apoyo Postparto, Asesora de Lactancia, Guardiana de la placenta (medicina placentaria), Ceremonia de la Cerrada.

Lucia Cartolano Arguedas
Doula en embarazo, parto y posparto.
Tlf. 660933776
Círculo Natal: [email protected]
Torrelodones y Sierra de Madrid.

**Otras actividades:
Preparación al parto con Hipnonacimiento

Madison Kannapel
Acompañamiento en todas las etapas de la maternidad.
Tlf. 636 90 00 47
[email protected]
doulainmadrid.com
instagram.com
Inglés y español (es estadounidense)
Madrid centro y alrededores.

**Otras actividades:
Asesora de lactancia

Paca Muñoz
Doula de Ancara Perinatal: Acompañamiento en todas las etapas de la maternidad.
Tlf. 678 62 02 35
[email protected]
[email protected]
Ancara Perinatal
Madrid y alrededores.

**Otras Actividades:
Asesora de Lactancia

Raquel Villaescusa
Acompañamiento en todas las etapas de la maternidad.
Especializada en duelo por pérdida gestacional y postnatal.
Tlf. 606 17 56 99
[email protected]
Raquel Villaescusa Doula y Coach
Zona periferia noroeste de Madrid y online internacional en lengua española.

**Otras actividades:
Coaching familiar, educativo y personal y de emprendimiento.
Comunicación audiovisual y publicitaria, y marketing.
Copywriter, especialista en la redacción publicitaria persuasiva en comunicación de negocios. Orientada a la comunicación de profesionales de maternidad, crianza y familia.
Raquel Villaescusa Copywriter

Yolanda Caballero Gardyn
Acompañamiento en todas las etapas de la maternidad.
Tlf. 654 06 91 21
[email protected]
LUZNATAL
Formación de Doulas

Instagram
Facebook
Youtube
Madrid centro y alrededores.

**Otras actividades:
Formación «Yoga y La Mujer: acompañando los Ciclos Vitales Femeninos».
Profesora de Yoga Fertilidad, Prenatal y Postnatal
Recuperación postparto con Yoga y danza porteando.

Categorías
Agenda de eventos

Eventos 2022

Día de la mujer: 8 de Marzo.

Día internacional del Síndrome de Down: 21 de Marzo

Semana de la Doula: Del 21 al 27 de Marzo.

Día de la Madre: 1 de Mayo.

Día de la MAtrona: 5 de Mayo.

Semana del parto y nacimiento respetados: 16 al 22 de Mayo.

Día de la Doula: 30 de Mayo.

Dí Internacional de los derechos de nacimiento: 7 de Junio.

Día de la Lactancia materna: 26 de Julio.

Tierra de lunas: 1 AL 4 de Septiembre.

Día Contra La violencia de género: 25 de Noviembre.

Biocultura Madrid: 3 al 6 de Noviembre.

Día de los Derechos Humanos: 20 de Diciembre.

Si quieres que las doulas de la asociación participen en algún evento que conoces u organizas, escríbenos a este correo: [email protected]

Categorías
Noticias Reflexión

Doulas y profesionales sanitarios y no sanitarios de la maternidad. Acompañando y asistiendo con el foco en la salud y el bienestar de la madre y el bebé.

Y tras nuestra apertura hacia la paternidad, como no podía ser de otra manera, avanzamos en el acercamiento a diferentes colectivos, en un encuentro con profesionales sanitarios de la maternidad, y como siempre, con nuestro foco en el acompañamiento, conversaremos con matronas, ginecólogos, enfermeras de pediatría, pediatras y otros profesionales cercanos a la maternidad, para agradecerles su labor para con las mamás, los bebés y las familias, en una mesa redonda virtual, invitarles a reflexionar con nosotras sobre la conciliación, compatibilidad y complementariedad entre nuestras profesiones y el valor de todas ellas por igual en los procesos de la maternidad, pues para todos siempre el objetivo está puesto en la salud y el bienestar de mamá y bebé, desde un contexto u otro.

El primer encuentro fue privado, pero resultó ser tan significativo en cuanto a aportaciones y energías, que sentimos que no era más que el principio en la confluencia entre acompañamiento y asistencia en el proceso de maternar, y nos dirigimos hacia un nuevo encuentro, este en abierto y desde nuestras RR.SS., en el que pudimos contar con los y las profesionales del anterior encuentro, y otros muchos que se nos unieron, profesionales o no, y tal fue la sinergia que algunos de ellos ahora son Colaboradores de AERCD.

Fueron unos espacios de escucha para nosotras. Espacios para esos profesionales, que nos hablaron de ellos, de su labor, de su opinión sobre nosotras y sus experiencias con nosotras, las doulas.

Abrimos el espacio ofreciendo nuestra definición de doula, esas acompañantes de la maternidad, en las emociones y en la información, en el sostén y en la presencia, en el estar sin hacer.

Algunos profesionales nos conocían y habían trabajado con alguna de nosotras o alguna compañera doula no asociada. Quienes trabajaron con doula nos sentían como un catalizador, como quién gestiona el bienestar del proceso y aporta la energía necesaria, para que el otro profesional se concentre en su labor y en ese equilibrio personal para realizarla. Claramente nos identificaban con funciones separadas y con su valor por sí mismas, pues el trabajo conjunto aporta.

La complementariedad entre el douleo y los sanitarios y con el resto de profesionales de la maternidad, fue una opinión coincidente para la mayoría. El sentir general fue que acompañar ayuda a detectar, a poner el foco en la madre y darle voz. Colaborar y derivar, y olvidar la competitividad. Todos juntos desde nuestro aportar haciendo un círculo en el que el centro es la mamá y el bebé. Conciliar profesiones desde la honestidad, la información,la formación, la colaboración y la derivación. Todos sumamos.

Más allá de nuestra definición conceptual, y al margen de etiquetas, quienes trabajaron con doulas nos definían como acompañamiento, información, emoción, empatía, claridad, apoyo, aportación…

Coincidencia de opinión fue, tanto para nosotras como para nuestros invitados e invitadas, que las familias, las mamás y los bebés necesitan apoyo y acompañamiento emocional, y que esas necesidades precisan estar cubiertas. Alguien debe hacer esa labor profesional en el proceso de la maternidad, y esa función, las doulas la cubren.

Otros nos contaban que no siempre es posible tener la oportunidad de trabajar con una doula, por la idiosincrasia del espacio o por ciertas reticencias por parte de las familias, o de otros profesionales participantes del proceso, a menudo nacidas del desconocimiento o de la información incorrecta o imprecisa.

Hablamos de los motivos o situaciones para que se de que una doula esté o no esté incluida en un equipo profesional para acompañamiento y asistencia de un proceso de maternidad/paternidad, de lo que se consideraban beneficios y desventajas de trabajar junto a una doula, tanto para familias como para profesionales. Y terminamos proponiendo la “gran pregunta”: ¿Se necesita la profesión de doula? ¿Podríamos ser un colectivo reconocido?

Y en esta ocasión, y para ilustrar las respuestas y reflexiones de los profesionales invitados a estas “importantes” preguntas, qué mejor que exponer tal cual sus aportaciones:

“Poco a poco todo se coloca en su lugar, cuando el trabajo está bien hecho y la aportación es valiosa. Los resultados están llegando y van a llegar. Cuando algo es necesario y aparece, surge. Estáis llegando.” (Comadrón)

“No veo mi trabajo sin doula. La visibilidad de las doulas y el permiso de un segundo acompañante en parto hospitalario. En las casas de parto, espacios más amables para un proceso de salud, las puertas están abiertas para las doulas. La variedad de profesionales en la salud es una demanda social, y las doulas son uno de esos servicios profesionales demandados. Es necesario avanzar, evolucionar sin etiquetas, con más ý mejores sinergias, para que el apoyo emocional no sea una carga para las familias, sino una vivencia personal y libre.” (Matrona)

“No tengo experiencia con doulas. No estoy ni a favor ni en contra, si no en el punto medio. Considero que para el desarrollo profesional del douleo es fundamental la regulación de la profesión con formación específica. Sois necesarias, pero hay mucha resistencia, por desconocimiento, posiblemente, que hay que eliminar. La integración en el sistema, a mi modo de ver, es el principio del camino.” (Matrona)

“Empecemos por que se permitan más acompañantes en parto hospitalario. Todos enseñando y aprendiendo de todos será el mejor de los principios.” (Matrona)

“La sabiduría es el bagaje personal y profesional. No aprecio los títulos, pero si lo que suponen, que es lo que contiene cada profesión, la sabiduría, el saber hacer de cada profesión, un regalo. profesional y para la familia.” (Comadrón)

“Como reflexión y para contextualizar, como ser humano mamífero que somos, nuestra maternidad es un proceso fisiológico natural. Por ser humanos somos sociales, y el acompañamiento se nos hace necesario. Desde siempre existió por naturaleza esa abuela sabia y experimentada, a la que podemos llamar partera tradicional. Al sacar los partos de las casas, se complicó la cosa, porque se sacan del nido de la madre y eso bloquea inevitablemente el proceso. Ante ese aislamiento es necesaria la figura de la doula, porque ayudan inmensamente a que la naturaleza del parto no se pierda.” (Comadrón)

“Para ir más allá, y demostrar la necesidad de la existencia de las doulas, así como del resto de los profesionales de la maternidad, son importantes las herramientas de visibilidad desde la investigación cualitativa. ¿Por qué no un cuestionario a la mujer madre y al hombre padre, sobre sus inquietudes y deseos, si se las resolvieron, cómo y quién?, y a partir de ahí podrán llegar las conclusiones.” (Matrón)

“La importancia de la doulaes venir a integrar el concepto de crianza en comunidad. Sin oposición de roles. Sin diferenciar desde el apartar. Sin dar por hecho. Doula rotundamente sí. Hay evidentes espacios que sólo ellas cubren”. (Profesional de la crianza y la educación)

Tras un análisis tal, desde la cabeza, pero con mucho corazón, decidimos retomar el por qué las reticencias hacia las doulas, la desinformación sobre ellas, así como los puntos de diferencia y desencuentro en el ejercicio profesional de los distintos colectivos intervinientes en la maternidad, para resolver, aclarar, delimitar y facilitar el buen hacer y buen ofrecer.

Y dando respuesta a esto, nos topamos con la presión del sistema, que se queda con un matiz intrusista que nada tiene que ver con la realidad, puesto que claro está que las doulas no son sanitarias ni lo pretenden, pues su labor es paralela y no coincidente con lo sanitario. Nos topamos con reticencias que no son tal, sino que son intereses que confrontan con la libertad personal y profesional. Con la incomodidad que produce el cuestionamiento sano y crítico de lo sistemático y del dogma científico, que muchas veces desplaza del centro a los cuidados de las necesidades humanas más básicas. También nos encontramos con el innecesario e injustificado, pero existente, miedo al cuestionamiento profesional. Y finalmente, nos quedamos con defender y apostar por el bien de la maternidad, porque la maternidad es el principio de todo en el ser humano, y sin duda revierte en el bien común. Nos quedamos con que anteponer el bien común al individual es una trampa, porque de los derechos del individuo vienen los del colectivo, y todos tenemos derecho a expresar y a existir.

Y a modo de conclusión, nos quedamos con que el foco es, sin duda, la mujer que pare, la criatura que nace, la familia, y el respeto al trabajo.

Con que es fundamental hacer conciencia de la ma/paternidad. Normalizar lo natural, lo que corresponde a nuestra esencia. Hacer tribu y red entre profesionales, para aprender a conocernos desde lo personal y lo profesional, y favorecer desde acompañamiento y la asistencia, el regreso de la humanización de nuestra naturaleza.

Una reflexión de cierre de uno de los encuentros nos trae que “en el acompañar no se nos olvide acompañarnos y que se nos acompañe”. “El parto es de la mamá, el nacimiento es del bebé”. “Acompañar es desde el silencio, y el silencio es amor”.

Y así, desde el binomio de la reflexión que pasa a la acción, en AERCD y a través de este post, ofrecemos una visión común, sin juicios ni recelos, de la maternidad y paternidadcomo el elemento sagrado que nos lleva a experimentar vida, a comenzar a caminar distinto, desdibujar lo piramidal, a romper para avanzar.

Por último, y no menos importante, en el ejercicio de la visibilización y el agradecimiento de quienes nos acompañaron, ponemos presencia a los invitados que quisieron presentarse en el evento en el que comunicamos el encuentro en abierto:

Anabel Carabantes, comadrona y parte del equipo de Ancara Perinatal, que nos quiso regalar los contenidos que recogió durante el encuentro, para aportar en este escrito:

“Se aprende al profesor. No es lo que se sabe y se transmite, sino cómo se transmite”.

“En silencio para acompañar, validar la escucha activa es estar callada”.

“Complementariedad para multiplicarnos. Trabajar en equipo es desnudarnos como personas, para establecer lazos y aportar a la familia un conjunto”.

“El comienzo de trabajar en equipo es querer (voluntad), exponer (mostrarse) y proponer (paso a la acción)”.

“Existe diferencia entre la actitud derivativa y la actitud colaborativa”.

“Aportar honestidad y humildad va tejiendo redes”.

“La información es también formación”.

“Somos círculos concéntricos que nos acogen en todos los sentidos. Estamos conformados en estructura sistémica. No nos olvidemos desde dónde partimos, sociedad, creencias, normas…”.

“Cuidados afectivos-efectivos”.

“La doula, como “intérprete” de la familia hacia el profesional sanitario”.

“Para aportar es importante saber quién soy, dónde estoy y qué rol asumo”.

Rosa Rasche, educadora en Disciplina Positiva, especialista en crianza respetuosa y responsable de embarazoycrianza.com.

Valentina Francisco Natale, psicológica psicoterapeuta y psicóloga educativa.

Javier Bolaños, coach educativo y mediador familiar, formador de docentes en su campo, y responsable de Educación Emocional y Comunicación, y emotionalcontact.es.

Merce Pérez, asesora en Crianza Consciente, Educación Consciente y Educación Emocional, y responsable del espacio merceperez.com.

Rosa Sorribas, consultora de lactancia IBCLC, doula y responsable de crianzanatural.com.

Natalia Mansilla, comadrona, licenciada en Obstetricia, que se define como acompañante holística de las diferentes etapas sexuales y reproductivas de las mujeres.

Jenny Carneiro, asesora de lactancia y maternidad, y responsable del proyecto mummyducky.es.

Victoria Tristán Martínez, comadrona de Nacer en Casa y del Hospital Universitario de Getafe.

Patricia Pérez, responsable de https://www.patriciaperezv.com/embarazo-y-parto-consciente/, y colaboradora nuestra.

Esther Ramírez, colaboradora de AERCD, psicóloga perinatal, docente y autora del libro ‘Psicología del posparto’.

LaixaLaxmi, responsable del Método Laxmi, y colaboradora nuestra.

Natalia Galindo, naturópata especializada en maternidad, y colaboradora nuestra.

Red Mundial de Doulas. Uno de nuestros más antiguos colaboradores. Una organización que reúne a las doulas del mundo, trabajando bajo la misma perspectiva y de acuerdo a un código ético en común, garantizando así los más altos estándares de servicio y el reconocimiento de nuestra profesión a nivel internacional en cada uno de los países que la conforman (https://www.redmundialdedoulas.org/).

Y otros muchos que asistieron, pero que prefieren mantenerse anónimos, y ofrecer desde ahí su aportación.

¡Gracias a todos! ¡Abriendo camino hacia el acompañamiento a todos los actores en todos los contextos de la maternidad!

Categorías
Reflexión

La violencia de la maternidad en pandemia

Tras iniciar en los meses pasados lo que pretendemos que sean una serie de encuentros online gratuitos en abierto sobre maternidad, crianza y familia, en los que hemos tocado los temas de paternidad y de conciliación entre profesionales de la maternidad, de nuevo nos pusimos en marcha el pasado 17 de enero para hablar de la violencia que la pandemia está trayendo a la maternidad.

Quisimos hablar de COVID y partos. Creemos que es momento de reaccionar y posicionarnos ante esto, porque sentimos que podemos aportar.

Para ello contamos con nosotras, las socias de AERCD, con profesionales y referentes de la maternidad, desde lo sanitario, el acompañamiento y el ámbito lo legal, y todos los que además nos quisieron acompañar, para participar desde la conversación y la reflexión, y poniendo, como siempre, el foco en el bienestar y la garantía de salud física y emocional de la mamá y el bebé, desde lo positivo y proactivo, pero poniendo voz y presencia a los daños que esta situación causa en maternidad, desde la objetividad y sin juicio.

En estos meses de pandemia, el reflejo de las consecuencias de las normas sanitarias, en ocasiones positivas, y en otras no tanto, llegaron a la maternidad y la paternidad en forma de protocolos. También en este contexto, en ocasiones resultaron positivos, pero en muchas otras fueron inservibles, absurdos, negativos e incluso devastadores, y esto nos llevó a hacernos preguntas como estas:

¿Cómo está afectando a la biomecánica del parto, un tema muy importante y muy poco tratado (existe una brecha de conocimiento y comprensión sobre ello desde siempre)?

¿Qué pasa mientras las mujeres embarazadas y de parto están tendidas en una camilla en cualquier pasillo, y lo poco íntimo y privado que resulta, lo expuestas y violentadas que se sienten, y cómo todo esto se intensifica en esta pandemia?

Madres embarazadas sin sus parejas durante sus revisiones, sentimiento de impotencia y exclusión de las parejas de estas mujeres, por no poder acompañarlas en sus procesos.

Mujeres pariendo con mascarilla.

Partos programados y cesáreas, que podrían haberse evitado. Intervenciones excesivas o innecesarias.

Partos prolongados o acortados sin porqué, del miedo, el desánimo y la frustración, de la culpa y el fracaso irreales, que persiguen a las madres como un fantasma.

Madres culpadas de que su parto no progresa, cuando lo que sucede es que no les es posible conectar con su proceso entre tanto artificio y desatención.

Hablamos de cómo la soledad, la instrumentalización, la medicalización y la intervención se intensifica, de las cesáreas que crecen en número, de las episotomías que quizá no hubieran hecho falta… de esas y otras consecuencias, fisiológicas y emocionales, en madre, criatura y familia que trae todo esto.

Hablamos también de cómo los profesionales de la maternidad se sienten frente a esto y de cómo les afecta. Saturados y frustrados, personal, profesional y emocionalmente, agotados, rendidos, en duelo, pero obligados a seguir pese a todo.

Protocolos cambiantes a cada rato, hospitales saturados, instauraciones de la lactancia truncadas, revisiones posparto y primeras revisiones pediátricas no presenciales, pospartos traumáticos y cómo afecta esto a las madres y a las crianzas de sus bebés… Pero sobre todo MIEDO… MUCHO MIEDO…

Y nos seguimos preguntando:

¿Por qué esto ha sido y es así? ¿Tiene sentido? ¿Podría ser diferente? ¿Podría haberse evitado? ¿Dónde están los errores y cuáles son sus orígenes? ¿Qué podemos aprender para mejorar?

¿Cómo los profesionales podemos aportar positiva y proactivamente en esto? ¿Cómo podemos acompañar, apoyar y guiar a esas madres y a sus familias?

Estos son fueron los puntos de partida para rescatar y nombrar está situación, dar voz a quienes la han vivido y la viven, y reflexionar sobre ella. Desde ahí la reflexión y el debate fluyeron. Experiencias y opiniones que dieron forma a nuevas preguntas y a poner otros temas sobre la mesa.

Y surgieron las conclusiones:

“Ha sido muy duro”. “Avalanchas de mujeres pidiendo ayuda”. “No me podía creer que esto me estuviera pasando”.

Hablamos de la importancia de conocer la información, de empoderarse, de la toma las decisiones de las madres sobre sus embarazos y partos. De lo fundamental de que la comunicación previa al parto sea adecuada y transparente. De lo necesario de descentralizar, y que las instituciones competentes asuman y respondan.

“La atención a la lactancia ha sido un desastre. Inseguridad. Desconfianza desde fuera y desde dentro, ante una situación tan violenta”.

Vimos, todos los presentes, muy claro que hemos vivido una involución en casi todos los aspectos. Nos preguntamos cómo vamos a recuperar nuestros derechos perdidos, porque el retroceso ha sido rápido, pero recuperación está siendo y será lenta. También el sentir general fue que es importante que esta experiencia nos sirva, por fin, para tomar decisiones sin lesionar los derechos humanos, y también que la recuperación pasa por una organización entre las mujeres, en el apoyo y la ayuda.

Quienes allí estaban y lo tenían estudiado, nos contaron que crecen los deterioros de las estadísticas perinatales: Dificultades y fracasos evitables, además de la violencia. “Es imprescindible priorizar el efecto de los daños para paliar y evitar este tipo de cosas. La violencia obstétrica no es justificable en ningún caso”, nos decían. “No puede seguir sucediendo que el nivel de atención sea cuestión de azar. La pandemia no puede ser una excusa”, nos decían.

Nosotras expusimos que hemos vivido y vivimos el aumento de la presencia de las doulas y de la apreciación de su valor, que especialmente en esta crisis está siendo muy importante, y en mayor medida en el posparto. También que recibimos que crece la conciencia del parto en casa y/o en los centros del nacimiento.

Y ya llegando al final del encuentro, para todos fue evidente que ya toca pasar a la acción, y desde los testimonios y las vivencias, de madres, familias y profesionales, reflexionamos sobre cuál es nuestra parte de responsabilidad, cada uno desde su lugar.

Decidimos que ha llegado el momento de romper con ese paternalismo hacia la mujer y la maternidad, que se ha evidenciado en la pandemia, con los maltratos injustificados y con los vacíos de responsabilidad. Romper con la culpabilización de quién no es culpable. Buscar y encontrar responsables, y exigir respuestas. Y ante el sentir y la propuesta generalizada de conformar un movimiento internacional hacia la defensa de la maternidad ante la violencia de la pandemia, en AERCD nos ofrecimos a ser receptoras y mediadoras de dicho movimiento. Y para ello invitamos a los asistentes y quién nos escuche, y a quienes nos leen ahora, a hacernos llegar propuestas, ideas e informaciones.

Y para poder llevar a cabo esta labor, retomaremos conversación con la Red Mundial de Doulas, que por incompatibilidades horarias no se sintieron suficientemente representadas, y con abogadas especializadas que quisieron asistir y no pudieron, para que puedan completar sus aportaciones, dado que as visiones de ambos colectivos sobre este asunto son fundamentales, para disponer de una perspectiva global. Y de igual manera invitamos a los colectivos y las personas que hubieran querido estar y no estuvieron, y que sientan que tienen y quieren aportar, a conectar con nosotras para participar en este movimiento, que ya existe, porque ha sido y es una consecuencia natural hacia tanta inseguridad y preocupación, y que, de hecho, parte de ese movimiento ya fue este encuentro que aquí relatamos.

Y como de costumbre, escuchamos, recibimos, reflexionamos, interiorizamos, aportamos y avanzamos, un paso más, sin prisa, pero con firmeza, en la defensa y visibilización de la maternidad.

Categorías
Noticias

Charlando con las doulas de la AERCD

El pasado domingo 30 de mayo, fue nuestro «día grande», el Día Internacional de la Doula.

En AERCD estuvimos de celebración: «CHARLANDO CON LAS DOULAS DE AERCD». Una actividad online repartida entre la mayoría de las Comunidades Autónomas en las que disponemos de socias, en esta ocasión Andalucía, Aragón, Castilla La Mancha, Cataluña, Comunidad de Madrid y Comunidad Valenciana (aunque también disponeemos de socias en Islas Baleares, Galicia y País Vasco).
Cada comunidad disponible le dedicó un espacio online en abierto, para que quienes quisieron asistir y charlar con nosotras sobre las doulas y el douleo.
Matronas, doulas, sanitarios, terapeutas, otros colectivos profesionales de acompañamiento a la maternidad, grupos de crianza, de familia, de maternidad, profesional de la maternidad, y, por supuesto, madres o padres, nos acompañaron.
Hoy os traemos este post, en recuerdo de esta actividad, y aprovechamos para deciros, que podréis encontrar la grabación del encuentro organizado por las socias doulas de Cataluña, con Marta Ferre como facilitadora del mismo..
Imagen en el mensaje

Del resto de los equipos, hemos recibido feedbacks muy ilusionantes, como el compartir experiencias enriquecedoras con doulas de otros países, así como de mujeres en formación para ser doulas y mujeres madres o cerca de serlo. Hablamos de vida intrauterina, de formaciones de doula, de la European Doula Network, la Red Mundial de Doulas y de la Plataforma Pro Derechos del Nacimiento, nuestros partners, así cómo de la situación del abordaje de la maternidad desde las madres solteras, al que nos sentimos cercanas, por nuestra colaboración con Asociación de Madres Solteras por Elección, y, también de la definición de Doula, del papel del hombre, de la paternidad, y de la circularidad, concepto que nos resuena y define, como asociación.
Fue entrañable vernos y sentirnos, compartir momentos de nuestra labor y rol. Agradecemos la presencia y esencia que pudimos ofrecer, y el regalo de poder visibilizarnos, como asociación, colectivo y profesión.
¡Muchas gracias a quienes estuvisteis y a quienes lo intentasteis! ¡Y muchas gracias a todas nuestras socias, que se conformaron en equipo activo y proactivo, para lograr llevar a cabo esta actividad, dando así presencia y voz, tanto a nuestra amada profesión de doula, como al colectivo en general y a nuestra asociación en particular!
 
Asociación Española Red Circular de Doulas
Comisión de Comunicación
Categorías
Reflexión

Cómo acompañar los distintos caminos maternales

Ya os hemos contado que en nuestra asociación, disponemos de algunas herramientas de comunicación interna, para contarnos, compartirnos, reflexionar, resonar, hacer tribu, y hacer honor a la «circularidad» que aparece en nuestro nombre. Una de ellas es los «Comadreos», encuentros mensuales para conversar entre nosotras y para nosotras, sobre temas que se presentan con frecuencia durante el ejercicio de nuestra profesión, y que consideramos que tienen recorrido conversatorio.
En esta ocasión nos planteamos charlar sobre los distintos caminos maternales y modelos familiares, con los que nos podemos encontrar, a la hora de que nos demanden un acompañamiento. Y como ya ha pasado en otras ocasiones, sentimos que había contenido interesante para trasladar hacia afuera, y de ahí que estéis leyendo este post.
Caminos y modelos, tantos, casi, como personas. Todo se funde en personas diferentes, con características y necesidades distintos, valores y creencias particulares, que confluyen, o no, con otras, entendiendo siempre que todo es normal, aunque sea o no diferente, y esté o no normalizado social, sistemática y culturalmente. Desde ahí hablamos de las familias más convencionales, de mamá, papá e hijos, familias monoparentales, de madres o padres, heterosexuales o no, familias con hijos que provengan o vayan a provenir de la gestación subrogada, familias reestructuradas, que provienen de progenitores que tuvieron una familia anterior, familias que tienen o tendrás hijos desde la adopción, parejas homosexuales, del género que sean, e incluyendo personas transexuales que, conformados ya como hombres, mantienen sus órganos genitales femeninos con la intención de poder gestar, y cuando nos contactan, eso es lo que han decidido hacer, familias que están gestando bebés arcoíris, porque tuvieron un bebé estrella antes, es decir, sufrieron una pérdida perinatal, familias multiculturales, y familias con bebés y/o mamás con problemas de salud que afectan al proceso de maternidad y/o crianza.
En fin… Tal y como decíamos, tantas, casi, como personas existen en el mundo… Y ahora, vamos a detallar lo que nos surgió de cada uno de los caminos y modelos:
Familias convencionales: Es lo que más conocemos y a lo que más estamos acostumbradas. Es el estándar social y cultural de la mayoría de las culturas. Pero ya ahí nos encontramos con diferencias de valores, de creencias, de costumbres, de barreras, de situaciones familiares, contextos socioeconómicos, necesidades emocionales, fisiológicas y/o funcionales.
Estas familias fueron nuestro punto de partida, porque coincidimos en que, sean como sean las familias que nos demanden, todas comparten estas características.
Familias monoparentales: Una mujer o un hombre, deciden ser madre o padre, sin necesidad de pareja estable que adopte el rol de padre o madre de su bebé. Pueden ser ambos gestantes, en el caso de que el hombre sea trans con genitales femeninos, como antes comentamos, o puede surgir aquí una gestación subrogada, si se trata de un hombre heterosexual. Necesidades específicas que encontramos aquí, fueron la falta de apoyo de la pareja progenitora, aunque nos dimos cuenta de que hay muchas personas monoparentales que se sienten o están tan apoyadas, sostenidas, comprendidas y empoderadas, o incluso más, que las que tienen pareja, y que depende más del carácter de la persona que va a tener el hijo, que del modelo de familia y su camino maternal. Y desde ahí, expusimos, la soledad acompañada de muchas madres o padres, que teniendo pareja no se sienten apoyadas, o no lo están.
En el caso concreto de encontrarnos con la demanda de un hombre trans gestante o un hombre con una gestación subrogada, se nos cruzan cuestiones morales, educacionales, culturales, y concluimos que cada una de nosotras hemos de hacer un trabajo personal, para tomar la decisión de acompañar a estas personas o no.
Familias reestructuradas: Aquí nos planteamos que el modelo de familia suele ser mucho más extenso, por tanto intervienen más personas, que conllevan más factores, y que hemos de tener en cuenta todos ellos, sobre todo, y con más presencia, los que nos entregue la persona que demandó nuestro acompañamiento, para poder acompañar.
Adopción: Tanto la adopción como la gestación subrogada, vemos que tienen en común la memoria genética, emocional y fisiológica, y cultural, que ese bebé que viene tiene, y que es su legítimo derecho conocer y conservar, al que que para todas las doulas que estábamos en el comadreo, sentimos con mucha presencia. Y por ello sentimos que sería un asunto a acompañar, hacia quienes nos demandan en esta circunstancia. Y dentro de la adopción contemplamos la posibilidad de que los adoptantes sean de cualquier modelo de familia de los mencionados, y que habría que afrontar esos acompañamientos, contemplando también estas circunstancias.
Parejas homosexuales: Nos trae esta situación reflexionar sobre que nos resulta importante conocer el rol de cada persona de la pareja, tanto como conocer, evidentemente, quién será la persona gestante. Traemos de nuevo en este punto, el caso de los hombres trans gestantes, porque es algo que cada vez conocemos que sucede más, y hemos de tenerlo presente, nos sintamos cerca o no, a nivel personal.
Duelo: Cuando se nos requiere para acompañar tras una pérdida perinatal, o incluso durante el transcurso de una gestación o una crianza temprana, cuando se conoce que el bebé fallecerá, consideramos que es fundamental estar formada como doula, en este camino, puesto que requiere de un trabajo muy específico, y muy diferente de los demás acompañamientos, basado en acompañar el proceso de duelo, durante cada una de sus etapas, que debemos conocer con claridad, y también acompañar la invisibilidad social, institucional y sanitaria, que aún en nuestros días sucede en esta situación.
Bebés arcoíris: Cuando una familia, del tipo que sea, espera un bebé o está en la intención de tenerlo, tras pasar por una pérdida perinatal, es importante para nosotras, como sus doulas, conocer cuándo y cómo sucedió la pérdida, así como si se ha reconocido y transitado su correspondiente duelo, y de qué manera, aunque somos conscientes de que no siempre recibiremos esta información, así que tendremos que elaborar nuestro acompañamiento, con especial delicadeza, y con las herramientas de que dispongamos, propias y concedidas por [email protected] acompañ[email protected] Algunas de las presentes observamos (y de entre ellas compañeras especializadas en acompañar pérdidas y duelos) que es importante estar especialmente formadas en estas situaciones, para realizar de la mejor manera posible nuestro acompañamiento.
Familias multiculturales: Ya muy frecuentes en las sociedades internacionales, este modelo de familia están presente, de una forma u otra, en casi todos los hogares del mundo, y ya pasa a formar parte del modelo de familia convencional, del que hablábamos al comienzo de este post. Las diferencias más notables están en el arraigamiento de las creencias y valores de los progenitores, que pueden ser coincidentes o no, dependiendo si son de orígenes cercanos o no lo son, y en la parte logística, teniendo en cuenta que el apoyo de la familia cercana y/o extensa no siempre está presente.
Gestación subrogada. Colocamos en un punto a parte este camino maternal, porque aunque ya lo hemos mencionado en varias ocasiones en párrafos anteriores, lo consideramos con suficiente peso emocional y social, como para tener su propio espacio. Lo abordamos desde un contexto legal, sabiendo que la gestación subrogada es ilegal en nuestro país, pero no lo es el que existan agencias que facilitan este camino maternal a los españoles de España, sucediendo la gestación en uno de los países en los que es legal o alegal. Y desde este panorama, es que douleando en España, podríamos encontrarnos con demandas de acompañamiento en esta situación. Nos planteamos dilemas morales de tipo social y personal. Nos planteamos la explotación de mujeres gestantes y bebés. Nos planteamos el hecho del desvínculo al que se ve obligado el bebé, y el que asume la gestante. Nos planteamos qué pasa con las gestantes que se arrepienten de su decisión durante el embarazo o en el momento del parto, y qué pasa con los embarazos que no llegan a término o que suceden con problemas de salud para la madre y/o el bebé. Nos planteamos sobre los derechos y deberes de madres e hijos, de gestantes y recibientes. Nos planteamos el peso de creencias y valores morales propios, que nos puedan llevar a aceptar un douleo así, estemos o no de acuerdo con este tipo de gestación. Concluimos que es uno de los caminos maternales más delicados, difíciles, y complejos, de entre todos los que nos podemos encontrar al acompañar como doulas. Concluimos que no concluimos, que nos llevamos cada una de nosotras la reflexión, y que la decisión de acompañar algo así, más que nunca, es absolutamente personal.
Y acabando el comadreo, llegamos a ese momento casi final que nos encanta, que es el recuerdo de todo lo tratado y las conclusiones sustraídas, siempre sin salir de nuestro lugar de doula, de no juzgar, no opinar, no imponer… Y en esta ocasión, concluimos: que dejamos en abierto todo lo expuesto, para que cada lector o lectora, socia de AERCD o no, profesional de la maternidad o no, pueda reflexionar y elaborar, como nosotras hicimos. Que en todos los caminos maternales y modelos familiares que podamos acompañar, sucede que nos toca observar, escuchar, aprender, devolver preguntas a las preguntas, para no opinar, pero invitar a quién tiene la duda a encontrar en su interior la respuesta que busca, nos toca estar en nosotras mismas, y no en el lugar de nadie, para mantener intacta la distancia emocional necesaria para un adecuado acompañamiento, que nos toca trabajar contemplando la manipulación ajena, sin manipular ni dejarnos manipular, pero, sobre todo, y por encima de todo, nos toca acompañar al bebé que llega, y así seguro que no nos equivocaremos en nuestro ejercicio.
Comisión de Comunicación de la AERCD.
Categorías
Noticias

Conferencia anual de EDN (European Doula Network)

El pasado fin de semana, último de septiembre, se celebró la Conferencia Anual de EDN, European Doula Network, con una ceremonia muy emocionante e inspiradora, en ese espacio de conexión de doulas de toda Europa, que ofrece cada año nuestro partner, tejiendo tribu y comunidad a distancia, una vez más.

Desde AERCD, siempre tenemos la suerte de poder contar con socias asistentes, bien por ser parte de la EDN, o porque desean acudir como invitadas, y este año tuvimos a nuestra socia Luna Romero, del País Vasco, que nos trasladó la intensidad y la calidad aportadora del evento, y que nos trajo como muestra su reporte de una de las ponencias que allí se ofrecieron, y que os traemos hoy aquí, en un resumen que esperamos os resulte interesante, y reflejo y muestra fiel de esta actividad, que consideramos tan fundamental para nuestra profesión:

«Hablamos sobre el taller “Pelvic Awareness”. La traducción podría ser “Conciencia en la Pelvis”, y esto me hace pensar que el hecho de poner consciencia en nuestros cuerpos, nos lleva irremediablemente a una constante, a un verbo, así que nos sugeriría un título como “Concienciando nuestras pelvis”. Jen (https://bekkenspecialist.be), que así se llamaba la ponente, nos propuso el reto de hacernos conscientes de qué sensaciones íbamos percibiendo, a medida que ella proponía ciertos ejercicios. Se concluyeron aspectos que me parecen valiosos de compartir:

● Lo común que suele ser la insensibilidad pélvica en las mujeres.
● La importancia de recuperarse posparto.
● La incontinencia, como un síntoma comúnmente invisibilizado en las mujeres.
● Un “músculo fuerte” no es aquel que está ajustado o rígido todo el tiempo. Es aquel que deja ir, aquel que se puede relajar también.
● Existen distintas maneras de percibir y vivir la conciencia en nuestro cuerpo.
● No existen “ni buenos ni malos” cuando se trata de percibir sensaciones corporales.
● La importancia de el darse cuenta de que estamos casi siempre sujetando, tensionando nuestros músculos, y de cómo el llevar la consciencia a esas zonas, nos ayuda a conectarnos con las sensaciones y a poder relajarlos.
● Cuando se trata de percibir las sensaciones del esfínter anal, pueden aparecer sensaciones de: “no debería de sentirse agradable”, “pudor, culpa, vergüenza”, “sentirse expuesta tanto a nivel físico como a nivel emocional”.

También me vine con un ejercicio poderoso que trasladar aquí:

1.Nos recostamos boca arriba en la esterilla, colocando un cojín desde la base de la cadera hacia arriba, a lo largo de nuestra espalda.
2. Nuestros pies se relajan cayendo hacia ambos lados.
3. Tomamos contacto con nuestra respiración.
4. Colocamos nuestras dos manos en el diafragma.
5. Seguimos sintiendo nuestra respiración.
6. Luego, dejamos una mano en el diafragma y colocamos la otra en el suelo pélvico.
7.¿Sentimos esa conexión?
8. Llevamos lentamente nuestras piernas a flexión, realizando la postura de mariposa. Nuestras plantas de los pies se tocan entre sí. Nuestras piernas forman un diamante.
9. Luego de sentirnos en esa posición, volvemos a estirar las piernas como al inicio.
10. Rotamos un tobillo percibiendo cómo el movimiento repercute en nuestro suelo pélvico.
11. Nos tomamos un tiempo en ese movimiento y luego repetimos con el otro tobillo.
12. Volvemos despacito a incorporarnos y compartimos experiencias.

Algunos disparadores para llevar nuestra consciencia a qué sentimos pueden ser:

a. Con las diversas posturas de piernas, ¿qué percibimos en la inhalación? Y, ¿en la exhalación?
b. ¿Percibo más espacio cuando exhalo que cuando inhalo? ¿O al revés?
c. ¿Percibo rigidez o relajación con algún movimiento? (algo en lo que hizo especial hincapié Jen).

También un ejercicio constaba de las siguientes partes:

– Colocar pies y piernas ancho de caderas
– Colocar nuestras manos desde el ombligo formando un triángulo con la punta hacia abajo (registrando nuestra zona uterina)
– Flexionar levemente las rodillas para permitir un movimiento fluido
– Comenzar a balancear la pelvis hacia delante y hacia atrás generando cada vez más amplitud en esos movimientos.

Un abrazo a todas y a cada una de las mujeres que me lean, y a todas las socias de AERCD, Luna» – Luna Romero.

¡Muchas gracias, Luna! ¡Muchas gracias, EDN!

Categorías
Noticias Reflexión

Comadreo violencia obstétrica

Hace unos días disfrutamos de otro de nuestros amados «comadreos». Así llamamos en nuestra asociación a esos espacios, por ahora on line, de encuentro y reflexión en absoluta confianza y calidez, sobre cuestiones que sentimos cercanas a las doulas y el douleo, incluso temas que sentimos en nuestra propia piel.

En esta ocasión, sucedió con un tema muy presente, por desgracia, en nuestras vidas y en nuestra profesión, porque lo está en la maternidad y en todas las etapas de la vida de la mujer: la violencia obstétrica.

Nuestra socia Cristina nos cedió el tema. Nos hizo un regalo, porque no pudo estar presente en el encuentro, pero nos dió el punto de partida para la reflexión del día: cómo hacer para acompañar a las mujeres que nos soliciten, y vivan o hayan vivido violencia obstétrica. Gracias, Cristina!

Para empezar, como siempre, en esto y en todo, información. Las doulas hemos de informarnos, porque es parte de nuestra responsabilidad como acompañantes de la maternidad, de todo sobre lo que acompañamos, y en este caso, sobre lo que es violencia obstétrica, que va desde una actitud hacia la mujer que le hizo sentir mal, por pequeña que sea, hasta el maltrato físico o emocional directo, desde los profesionales que les atienden y/o acompañan. Porque la violencia obstétrica es un tipo de violencia, y la violencia es maltrato, el maltrato es agresividad, y la agresividad nunca es necesaria ni justificable.
Igualmente, la misma información ha de llegar a todas las mujeres, y estas la han de buscar y reclamar.

Después, consideremos que quienes ejercen está violencia obstétrica, no siempre lo hacen con intención. Son seres humanos, con sus personalidades, sus características, y sus días buenos y malos. Por ello, si las mujeres sentimos que se nos ha violentado, podemos y debemos, desde la información recibida, y el empoderamiento que esta nos otorga, hacérselo saber a quién nos violentó, desde el respeto, porque expresar y conversar desde ahí, siempre será aportador para ambas partes, y porque lo que no se dice, no existe, se queda en ese espacio limbo en el que a penas se percibe, pero se siente, y daña.

Afortunadamente, cada vez más profesionales del entorno de la maternidad y la mujer en general, han reconocido haber practicado la violencia obstétrica en alguna ocasión, se han disculpado, y han puesto empeño en hacer las cosas de otra manera, desde entonces. Porque es de sabios y bondadosos reconocer, disculparse y mejorar. Gracias a todos ellos.

Por último, encontramos que la mejor manera de acompañar a las mujeres que nos soliciten y sufran o hayan sufrido violencia obstétrica, es darles espacio emocional y físico para abordarlo, y ofrecerles la información correspondiente para que ellas puedan gestionarlo. Y en general, como hacemos con todo lo demás, dentro del contexto del acompañamiento en maternidad, en cada uno de nuestros acompañamientos, contemplar la existencia de la violencia obstétrica y aportar las herramientas necesarias para que las mujeres sepan que si son violentadas, sea por quien sea y desde donde sea, no son culpables de ello.

Porque esta es siempre nuestra labor: acompañar maternidad es estar sin hacer, aportando desde la información veraz y contrastada y la gestión emocional, como herramientas para que las mujeres encuentren en su interior el poder que siempre tuvieron para vivenciar una maternidad y el resto de sus etapas como mujeres, en libertad y desde la confianza y la seguridad.

Gracias, mujeres. Gracias, maternidad.